miércoles, 26 de marzo de 2008

Subastas Inmobiliarias a la baja: éste fin de semana

El sábado 29 a las 12:00 y domingo 30 de Marzo a la 11:00, se celebra en el pabellón Satélite de la Casa de Campo de Madrid, las subastas inmobiliarias a la baja organizadas por la empresa Tulipp.

¿Como funcionan éstas subastas inmobiliarias? El sistema es similar al que antaño se hacía en Holanda con los tulipanes (de ahí su nombre) y es el siguiente: se parte de un precio de salida del inmueble, a continuación se va bajando el precio hasta que alguien de la sala, previamente acreditado, levanta la mano y decide adjudicarse el inmueble. El precio mínimo al que podrá llegar el inmueble está previamente establecido por el vendedor y es desconocido para las personas que participan en la subasta.

Se van a subastar cerca de 250 inmuebles entre el sábado y el domingo, la mayoría de ellos son inmuebles de obra nueva, provenientes de promotoras que necesitan vender a toda costa. Es una buena oportunidad para comprar a buen precios, y un mecanismo alternativo para los prometores ante la actual situación del sector.

En nuestra pequeña empresa hemos decidido acudir a la subasta de Tulipp, estaremos presentes bajo el nombre de Ventas e Inversiones Inmobiliarias, y vamos a subastar cuatro productos concretos (uno, dos, tres , y el cuarto todavía no está documentado). Necesitamos vender producto, y nos ha gustado mucho el formato, además nos dejan un stand para poder atender a la gente y anunciar otros productos nuestros. El que quiera pasar a saludar, estaré encantado de hacerlo, pero sólo estaré por la mañana.

La semana que viene escribiré otro post explicando como ha ido todo.

Bloggers Inmobiliarios

2 comentarios:

piso finder dijo...

ya nos contarás, personalmente creo que es más de lo mismo, una estrategia para captar la atención del personal.

Tristan dijo...

Creo que habrá cada vez más iniciativa privada. De hecho lo ideal sería que incluso en las subastas judiciales, antes de sacar los pisos a subasta los dejaran vacíos, sin cargas y limpios de polvo y paja, así acudirían más postores y la gente le perdería el miedo a las subastas judiciales.
La verdad es que ahora dan mucho miedo a los que no son profesionales. y con razón
Saludos, Tristan